Inicio » Blog » Regulación Emocional

Regulación Emocional

La regulación emocional es la capacidad humana para ejercer una influencia sobre lo que sentimos, sobre cómo le experimentamos y sobre cómo lo expresamos con la finalidad de conseguir nuestras metas.

Regulación Emocional

Algunos autores sugieren que las reacciones emocionales no se gestionan de manera adecuada, si antes no se ha producido una correcta identificación y aceptación de lo que sentimos. Los pasos para la regulación emocional ideal son los siguientes:

  1. Apertura emocional: Es la capacidad de acceder conscientemente a nuestras emociones, percibirlas usando una metáfora sensorial es algo así como poder “verlas, oírlas”
  2. Atención: Es la capacidad de poner el foco en lo que sentimos una vez lo hemos percibido, por encima de otros estímulos presentes en nuestro momento.
  3. Aceptación: Evitación de la crítica negativa ante la experiencia emocional (es válido sentirse así), siendo lo contrario el rechazo “no debería estar triste”
  4. Etiquetado: Identificación de la emoción que se siente, ponerle nombre, es tristeza, miedo, enfado, alegría, vergüenza, culpa… Sin una buena identificación es más difícil el manejo.
  5. Análisis: Reflexionar sobre por qué me siento como me siento y que implica. Las emociones negativas están ahí porque tienen una utilidad y descubrirla es parte de la regulación emocional.
    1. Mensaje: Cada emoción proporciona su propio mensaje y nos prepara para responder ante la situación en la que nos encontramos.
    2. Aprendizaje: Implica una reflexión sobre cómo esa emoción ha influido en nuestra experiencia presente por si deseamos hacer alguna modificación en el futuro.
  6. Modulación: Se refiere a la implementación de estrategias que nos permita realizar algún cambio en alguna de las fases de la experiencia emocional, estas estrategias pueden ser fundamentalmente influir en nuestro pensamiento o en nuestra conducta.

Quizás todo esto pueda sonar un poco técnico, pero es más sencillo de lo que parece si se observa a través de un ejemplo, puedes intentar pensar en uno propio, pero por si no se te ocurre yo te ofrezco uno, imagina que estás triste:

  1. Apertura emocional: Lo primero sería ¡Darte cuenta de que estás triste!
  2. Atención: Lo segundo, no mirar para otro lado y focalizar tu atención
  3. Aceptación: Lo tercero, permitirte estar triste y no tratar de modificarlo
  4. Etiquetado: Cuarto, llamarlo tristeza: Estoy triste (Parece muy obvio)
  5. Análisis: Quinto, intentar averiguar por qué me siento triste.
    1. Mensaje: La tristeza tiene que ver con la pérdida.
    2. Aprendizaje: A lo mejor estoy triste porque he perdido a un amigo, puedo intentar reflexionar sobre si yo podría haber mejorado en algo mi actuación o es una situación inevitable…
  6. Modulación: Puedo intentar ver las cosas de otra manera o hacer alguna actividad agradable.

¡Espero que con el ejemplo se entienda mejor y esta información os ayude a tener una vida emocional más plena! De todas formar recuerda que siempre puedes contar con nosotros para cualquier dificultad que tengas.

Regulación Emocional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.