Inicio » Sexólogo en Pozuelo

Sexólogo en Pozuelo

sexólogo en Pozuelo

“La sexología es el estudio sistemático de la sexualidad humana y de las cuestiones que se relacionan con ella. Es el estudio de la vida sexual humana desde un punto de vista genital, fisiológico general, social y psicológico. En el cual participan un gran número de disciplinas y especialidades médicas y humanísticas, abarcando así todos los aspectos de la sexualidad.”

El sexólogo es, por tanto, el encargado de velar por la calidad de la vida afectivo-sexual de los individuos. El primer Instituto de Sexología se fundó en Berlín en 1919. Podemos decir que la sexología se trata de una disciplina joven, pese a ser casi centenaria. En nuestro país, los profesionales de la sexología suelen ser principalmente psicólogos o médicos especializados vía Máster en esta materia.

¿Qué hace un sexólogo?

Merece la pena destacar que los y las profesionales de la sexología no siempre tratan problemas. También realizan otro tipo de labores, como por ejemplo, la educación sexual, así como la información y la orientación sexual. En este sentido, trabajan para fomentar una vivencia satisfactoria y armoniosa de la sexualidad. Esto incluye tratar de evitar que aparezcan problemas o insatisfacciones, y también trabajan para fomentar los derechos sexuales y reproductivos.

Además de lo mencionado anteriormente, efectivamente, las sexólogas y los sexólogos también abordan los problemas o dificultades sexuales y/o de pareja, cuando éstos aparecen. Los problemas que se presentan en hombres, algunos de los más frecuentes son las dificultades con la erección, la eyaculación, o el deseo. Y los que se presentan en mujeres, entre los que se encuentran de manera frecuente las dificultades para realizar la penetración, las molestias o el dolor en la penetración, las dificultades para disfrutar o excitarse, los problemas de deseo, etc. También abordan los problemas que tienen que ver con la orientación sexual. Por ejemplo, dificultades para aceptar la orientación sexual, o dificultades que se pueden presentar en ambos sexos.

También es frecuente que en la consulta del sexólogo o la sexóloga, aparezcan parejas con problemas para entenderse, negociar, comunicarse, o llevar una convivencia o una relación satisfactoria y feliz. Y en general, abordan todo aquello que tiene que ver con la sexualidad, la afectividad y la erótica. Ya sea para enriquecerla, o para orientar en la resolución de una dificultad.

Principales áreas de trabajo

1. Disfunción eréctil. Ya sea total o parcial su origen puede ser relacionado con situaciones emocionales, por ejemplo, una mala relación, resentimientos o enfermedades como la diabetes e hipertensión. Es importante acudir con un especialista. Sobre todo que lo hagan ambos, ya que esta situación afecta a la pareja.

2. Eyaculación precoz. De acuerdo con la Universidad de Harvard uno de cada cinco hombres presenta problemas de eyaculación precoz, algo que en la mayoría de los casos no pueden controlar. El hombre experimenta una gran desilusión al no poder disfrutar el momento por más tiempo. Buscar ayuda mejorará tu condición y desde luego también tu relación.

3. Disminución en el deseo sexual. Este padecimiento afecta tanto a hombres como mujeres, donde no importa las caricias o acciones que haga la pareja el deseo disminuye o incluso desaparece. Existen muchos motivos que pueden estar relacionados con éste, como el estrés, un autoestima baja, problemas familiares o económicos, o en ocasiones la falta de deseo puede relacionarse con la falta o pérdida de amor. Una buena comunicación en pareja te ayuda a detectar el problema y en la mayoría de los casos encontrar una solución.

4. Dificultad para alcanzar el orgasmo.

5. Anorgasmia selectiva. Se presenta cuando no se logra tener un orgasmo con un compañero, pero sí con otro o sólo durante la masturbación. Esta condición se relaciona a componentes emocionales o en algunas ocasiones físicos.

6. Incapacidad eyaculatoria. Aunque no sea tan conocido, algunos hombres también presentan problemas relacionados a la falta de eyaculación. Existen algunas dificultades emocionales como la ansiedad o el miedo que están asociados a este problema.

En ciertos casos puede presentarse la eyaculación “hacia atrás”, que comúnmente es relacionada con una diabetes mal tratada. Se presenta cuando el hombre tiene la sensación de eyacular, pero el semen va hacia la vejiga. Eyacular hacia atrás evita alcanzar el clímax.

7. Falta de información. Constantemente se relaciona al tamaño del miembro masculino como un factor importante relacionado con el placer femenino; sin embargo, asegura que no existe una relación, ya que si fuera así se debería tomar en cuenta la profundidad de la vagina. Acudir a un sexólogo te ayuda a mantener la información correcta y aclarar todas las dudas que puedas tener en torno a tu sexualidad.

8. Dolor en la penetración vaginal. Ya sea por alguna enfermedad o un problema emocional esto se puede presentar e interferir en el placer de la relación. Este padecimiento puede estar fuertemente vinculado a problemas emocionales; sin embargo, los tratamientos pueden dar una mejoría de hasta 70% en 18 meses.

9. Vida sexual después de una enfermedad. Como ya lo hemos mencionado existen distintas enfermedades que afectan la vida sexual de las personas, una de ellas es el cáncer de próstata. Aunque el hombre enfrenta esta enfermedad, también puede tener consecuencias que afectan la vida sexual de su pareja. Acudir a un sexólogo te ayuda a conocer los métodos para no permitir que después de enfrentar una dura enfermedad como el cáncer, tu salud sexual y la de tu pareja se vean afectadas.

10. Replantea tu relación. Muchas personas acuden al sexólogo para replantear su relación.

Los sexólogos cubren tres principales campos:

  • Educación, ayuda a informar y resolver dudas de los pacientes.
  • Consejería: Ofrece alternativas para mejorar la intimidad en pareja.
  • Terapia: Esta última tiene la finalidad de ayudar a la pareja a mejorar su vida sexual.

Combinamos diferentes estrategias en nuestros tratamientos

Como cada persona, cada caso es diferente y hay varios tipos. Es por eso, que deberemos desarrollar diferentes estrategias y tratamientos dependiendo de la situación. Te los contamos a continuación para más información:

  • Información sexual: Basándonos en información científica, proporcionamos información verídica que sirva de contraste para desmentir o corregir información errónea que nos interfiera en el conocimiento sexual.
  • Ejercicios de terapia sexual: Gracias a los ejercicios, aprenderemos a manejar nuestra ansia, frustración, o limitación que nuestro cuerpo y/o mente nos está ejerciendo.
  • Psicoterapia individual: Se analiza al individuo psicológicamente para hallar pequeños síntomas que estén afectando a la actividad sexual.
  • Terapia de pareja: En algunos casos, los problemas sexuales vienen dados por problemas intrínsecos de la pareja, por lo que se tendrían que exponer ambos a una terapia conjunta de pareja para solucionar los inconvenientes.

¡Recuerda que la vida sexual en pareja depende de ambos!