Inicio » Blog » Psicología Después de un Infarto

Psicología Después de un Infarto

Julián ha sufrido un infarto de miocardio, le han mandado modificar su dieta, dejar de fumar, hacer ejercicio y tomarse las cosas con más calma. Pero él lo ha intentado una y otra vez sin lograr conseguirlo. Julián podría beneficiarse de los conocimientos de la psicología después de un infarto.

En psicología Europa hemos desarrollado junto con el hospital Gómez Ulla y el hospital Universitario de Getafe un programa de rehabilitación coronaria para pacientes que han sufrido algún tipo de afección cardiovascular. A continuación te ofrecemos tres consejos basados en el programa de la psicología después de un infarto.

Psicología Después de un Infarto

1. Si tienes un problema hazte la siguiente pregunta: ¿Lo tengo que resolver ahora o puede esperar?

  • Si lo tienes que resolver ahora, haz lo que te parezca mejor sin darle muchas vueltas
  • Si puede esperar, posponlo para pensar qué vas a hacer en un momento de tranquilidad
  • Cuando estés tranquilo:

i.     Revisa la solución que adoptaste apresuradamente no para darle vueltas sino para aprender por si se te da en el futuro la misma situación, repetir la opción que escogiste o bien cambiar a otra opción.

ii.    Si pospusiste el problema piensa en varias alternativas y en los pros y contras de cada una

2. En momentos de estrés revisa tus pensamientos. Con frecuencia nuestras interpretaciones agravan las situaciones estresantes.

  • Desconfía de los pensamientos absolutos: Siempre, nunca, todo, nada… Son falsos
  • Recuerda que aunque tu creas que las cosas son de una determinada manera puedes estar equivocado
  • A veces los pensamientos que nos hacen daño son en forma de imágenes. Ponlos en palabras para poder cambiarlos. Por ejemplo: tengo miedo a… porque me va a pasar…
  • Los pensamientos que nos hacen daño no nos sirven para nada ni se basan en cosas que podamos comprobar. ¡Ponlos a prueba! Si puedes comprobar si lo que piensas es cierto ¡Hazlo!

3. Si estás enfadado:

  • Intenta no hablar con nadie, cuando estamos bajo este estado es muy probable que nos expresemos de una manera agresiva y nos alteremos.
  • Cuando estés más tranquilo piensa en cómo le vas a decir a la persona con la que te has enfadado lo que te ha sentado mal.
  • Díselo sin acusaciones, simplemente describe lo que has hecho y cómo te sientes al respecto: Cuando tú has… yo me he sentido…

Esperamos que estos consejos te hayan sido de utilidad, no obstante sabemos que no es fácil ponerlos en práctica tu solo, así que si tienes algún tipo de dolencia vascular o bien estás estresado plantéate contar con nuestra ayuda y contacta con nosotros ahora mismo, no esperes más. Te atenderá un terapeuta especializado, que puede darte unas orientaciones valiosas de manera totalmente gratuita. A veces estamos estancados en una situación y la psicología después de un infarto hace que salgamos de ella más fácilmente. ¿Te has propuesto algún objetivo una y otra vez sin conseguirlo? Cuéntanoslo y tal vez podremos aconsejarte algo para ayudarte.

Y si te interesa la Psicología, que no se te olvide suscribirte a nuestro blog de inmediato, serás de los primeros en recibir nuestras publicaciones directamente en tu correo sin coste alguno. Puedes sugerirnos temas que te interesen para que escribamos sobre ellos.

Para terminar vamos a pedirte que compartas nuestro contenido en tus redes sociales, cuanto más lejos llegue la información, más probable es que lo lea alguien que realmente lo necesita y tú puedes contribuir a ayudarles con tu gesto. ¡Muchas gracias!

Paloma Díez, directora de Psicología Europa, tu psicólogo en Pozuelo.

Psicología después de un infarto

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *