Inicio » Blog » Rabieta Pozuelo

Rabieta Pozuelo

Rabieta Pozuelo

Jaime tiene cinco años, siempre ha tenido rabietas, su madre siempre ha estado preocupada, pero claro leía en todos los lados que era una conducta normal en los niños… pero ella no lo veía normal. El caso es que parece que las rabietas de Jaime debían de haber desaparecido con los años y no ha sido así. Por fin se ha decidido a consultar con Psicología Europa.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que entre el año y los dos años, las rabietas forman parte de una estrategia de “separación” del niño de sus padres. Cuando ha sido un bebé, la relación entre las figuras de apego y el pequeño ha sido muy fusionada y dependiente. Cada vez que necesitaba cubrir alguna de sus necesidades vitales tenía que llorar para que otro las realizara por él y la capacidad de decisión autónoma es muy reducida.

Esto tiene un lado satisfactorio porque es muy cómodo para el niño y permite realizar lazos afectivos muy fuertes con sus progenitores, pero tiene otro lado que da mucho miedo, si se pierden las figuras de apego se encuentra desvalido.

Por ello y en un inicio muy incipiente de autonomía el bebé necesita ir empezando a separarse poco a poco de sus padres y ser un ente independiente de ellos, la primera estrategia que utiliza son las rabietas.

Las rabietas son también una manera que utiliza el niño para comprobar donde están los límites, hasta donde puede llegar, que cosas puede hacer y cuáles no. Por eso el primer consejo que se puede dar a los padres es intentar conservar la calma. Sólo de esta manera lograremos ser coherentes con las normas que queremos transmitirle al niño. Enfadarse y chillar a veces puede funcionar a corto plazo, pero a la larga lo que le estamos transmitiendo a nuestro hijo es una manera inadecuada de responder ante los conflictos.

Una primera estrategia para manejar las rabietas es distraer al niño y no acceder a sus deseos si la rabieta se ha dado como respuesta a una negativa nuestra. Por ejemplo si estamos en el súper y nuestro hijo nos pide que le compremos algo que consideramos no debemos hacer, es una mala lección ceder y comprárselo después de una rabieta.

Hay que ser especialmente sensible a las rabietas que expresen un malestar o frustración un poco más profunda que un capricho. En ocasiones, las rabietas sirven para expresar algo, que el niño no sabe expresar de otra manera. Un ejemplo típico de estas ocasiones es la llegada de un hermanito. El niño puede sentirse desplazado y empezar a emitir rabietas. De esta manera nos está diciendo que requiere ayuda y atención para canalizar su malestar.

Según nuestro hijo vaya creciendo y adquiriendo un lenguaje más complejo, las rabietas deben ir disminuyendo. Que a los tres años un niño tenga rabietas es algo normal, pero que esto siga sucediendo a los cinco años ya no lo es. Debe aprender a controlar sus impulsos y expresar su malestar de una manera adecuada.

Para ello es muy importante que seamos ejemplo para nuestro hijos, recuerda que las conductas se aprenden también por imitación y si nosotros chillamos y hablamos mal de alguna manera le estamos enseñando a nuestros hijos que esa es una manera legitima de comportamiento y expresión emocional.

Esperamos que estos consejos te ayuden a manejar las rabietas de tu hijo, pero si aún así estas siguen produciéndose de manera que interfieren en vuestra vida, se producen con mucha frecuencia, de una manera muy intensa o muy duradera, consulta con nosotros lo antes posible. Las rabietas pueden ser como ya hemos dicho antes una manera de expresar un malestar profundo del niño que requiere la ayuda de un profesional. 

Rabieta PozueloLlamarnos no te compromete a nada, pero te atenderá directamente un terapeuta especializado en psicología Infantil que puede proporcionarte unas valiosas orientaciones de manera totalmente gratuita.

Y si eres papá o mamá, no te olvides de suscribirte de inmediato a nuestro blog, serás de los primeros en recibir todas las novedades que publiquemos directamente en tu correo sin coste alguno. Puedes sugerirnos temas que te preocupen o interesen para que escribamos sobre ellos.

Para terminar vamos a pedirte que compartas esta información en las redes sociales, es verdad que sabemos muchas cosas sobre las rabietas, pero no está de más recordarlas. Hay muchos padres desesperados con este tema y cuanto más lejos llegue la información, más probable es que la lea alguien que realmente lo necesita y tú, puedes contribuir a ayudarles. ¡Muchas Gracias!

Paloma Díez, directora de Psicología Europa, tu psicólogo infantil en Pozuelo.

Palabras Clave: Rabieta Pozuelo, Niños Rabieta Pozuelo, Padres Rabieta Pozuelo

Rabieta Pozuelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *