Inicio » Blog » Inteligencia emocional Educar Pozuelo

Inteligencia emocional Educar Pozuelo

Inteligencia Emocional Educar Pozuelo:

Inteligencia emocional, Inteligencia emocional, hoy todo el mundo habla de la Inteligencia Emocional. Eduardo quiere lo mejor para sus hijos y entiende que es importante para los niños pero ¿Cómo se educa con Inteligencia Emocional?

1º Paso: Deja que tu hijo, tu hijo sienta. Parece fácil pero no siempre lo es. Son muchos los adultos que sufren de “analfabetismo emocional”. En su vida, apenas han tenido ocasiones para aprender este lenguaje y descifrar sus propias emociones. Si les preguntas cómo se encuentran no saben salir de bien, mal, vaya… Muchos consideran que sentir miedo, tristeza o rabia es nocivo y que lo mejor es ignorarlas o quitarles importancia, otros no sólo lo consideran negativo sino moralmente malas, y hay quienes las viven en los demás como intentos de llamar la atención y de querer manipular. Para muchos adultos dejar que sus hijos sientan y lo expresen es muy amenazante.

Sin embargo, no hacerlo les puede llevar a sentirse incomprendidos, que no interesan y que además son malos ¡justo lo contrario de lo que sentimos por ellos! Déjales sentir, que no vivan censurados por manifestar una emoción, es su manera de expresar cómo les afectan las cosas.

2º Paso: Ayúdales a que pongan nombre a sus emociones. Identifícalas, etiquétalas y ayúdales a que las describan con palabras. Manejar las emociones no es dar rienda suelta a los sentimientos y que los demás se aguanten. Tras dejar que tu hijo exprese lo que siente es fundamental que les ayudes a que poco a poco aprendan a distinguir que existen diferentes tipos de emociones y que corresponden a un determinado estado de ánimo.

Hay veces, sobre todo cuando todavía son muy pequeños, que les ayuda describir lo que les pasa con ejemplos: “Me siento como el Rey León cuando….”; “me pasó como Aladín…”; “me sentí como cuando papá dijo que se había muerto la tortuga…” En la medida en que ponen nombre a lo que les ocurre van sintiendo que tienen algo más de control sobre ello. Al hacer consciente lo que les pasa tenemos más capacidad de poderlo manejar.

3º Paso: Investiga su emoción, dialoga con ella, rastrea su origen. Las emociones nos brindan una valiosa información de lo que vivimos. Recuerda, si tu hija, tu hijo, se sienten tristes es porque les ha ocurrido algo que les hace vivir así. La tristeza es una señal para que dialogues con ellos y descubras lo que les está ocurriendo en su vida o en su manera de evaluar las cosas. En esta parte del proceso, es esencial que analices lo que está pasando pero “no los enjuicies o descalifiques” por lo ocurrido.

A veces, caemos en el error de transmitirles una valoración moral de sí mismos y de sus emociones, cuando éstas no las tienen. Las emociones no son buenas o malas. El que yo sienta rabia o alegría no me hace buena o mala persona; es lo que yo haga con ellas, las actitudes y comportamientos que adopte lo que es susceptible de valoración. Es importante que sepamos distinguir entre las acciones y las emociones.

4º Paso: Ayúdale a resolver el dilema inherente a la emoción. A menudo detrás de una emoción hay una encrucijada, o un problema que hay que afrontar. El enfado por un límite, la tristeza por perder algo valioso, la vergüenza de sentir que no se está a la altura… Hay veces, que la solución está ya implícita en sentirse escuchado, atendido y querido. Otras veces, supone pensar conjuntamente lo que es más conveniente y encontrar alternativas que les haga sentir que el problema se puede resolver. Por ejemplo, buscar un apoyo para su problema en matemáticas, reconocerle positivamente su capacidad de frustración por no ir a la discoteca o ayudarle a encontrar dentro de sus cosas otro objeto que también le gusta y que puede reemplazar al perdido.

Una de las experiencias más estructurantes en la vida es sentirnos comprendidos. Cuando reconoces en tu hijo sus emociones, cuando le ayudas a dialogar con ellas, y les ofreces estrategias para que logre canalizarlas, le estás ayudando a construir una individualidad sana y madura. Ahora, no sólo hemos de escuchar, reconocer y dialogar con nuestros hijos cuando les pasa algo doloroso; la felicidad, expresa Albert Schweitzer, sólo se puede multiplicar compartiéndola. Tan importante es acompañarles y reconocerles aquellas emociones que nos hablan de dolor como aquellas que están impregnadas de alegría, curiosidad, amor, vitalidad…

Inteligencia Emocional Educar Pozuelo

Por último, no hemos de olvidar que la familia no es la única fuente de socialización. En la medida en que empiecen a ir a la guardería, a la escuela, a ver la televisión… esto es, a tener una vida social tendremos que estar muy atentos a los mensajes que desde el entorno les llegarán sobre su identidad y sus emociones. Si nosotros vemos a nuestros hijos desde nuestra subjetividad, los demás no son diferentes.

Esperamos que esta información te haya servido. Para cualquier duda que tengas, no te lo pienses más y contacta con nosotros ahora mismo, te atenderá directamente un terapeuta que puede aclarar lo que necesites de manera totalmente gratuita. Llamar no te compromete a nada pero puede aliviar algunas zozobras que tengas.

Y si te interesan estos temas, no te olvides de suscribirte a nuestro blog de inmediato, serás de los primeros en recibir todas nuestras nuevas publicaciones de manera totalmente gratuita directamente en tu correo y sin coste alguno. Puedes sugerirnos temas que te interesen para que escribamos sobre ellos.

Para terminar, vamos a pedirte que compartas este artículo en tus redes sociales, es verdad que la inteligencia emocional es un tema que está de moda, pero consideramos importante que la información que se divulgue lleve un sustrato científico detrás que lo sustente. ¡Muchas gracias!

Paloma Díez, directora de Psicología Europa, tu psicólogo en Pozuelo. Centro especializado.

Palabras Clave: Inteligencia Emocional Educar Pozuelo, Manejo Inteligencia Emocional Educar Pozuelo, Niños Inteligencia Emocional Educar Pozuelo, Hijo Inteligencia Emocional educar Pozuelo, Gestión Inteligencia Emocional Educar hijo Pozuelo, Goleman Inteligencia Emocional Pozuelo

Inteligencia Emocional Educar Pozuelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *