Inicio » Blog » Problemas Autoestima Niños Pozuelo

Problemas Autoestima Niños Pozuelo

Problemas Autoestima Niños Pozuelo

Lidia es una dulzura de niña y muy alegre. Cuando está en casa juega, ríe y hasta canta y baila… bueno, siempre que no haya visitas. Cuando sale a la calle es muy temerosa y no se quiere separar de mamá y papá, no quiere probar cosas nuevas. Cuando vino a la consulta y tuvo unas sesiones con nuestro psicólogo infantil, descubrió que Lidia no tenía muy buena autoestima.

Una de las necesidades básicas que nos vertebran como humanos es la necesidad de dar un sentido a todo lo que vivimos y somos. Nuestro equilibrio y cordura depende en gran medida de ello. Necesitamos dar un significado a lo que nos pasa, comprender quiénes son los demás y saber quiénes somos nosotros. Desde que nacemos ésta se convierte en nuestra labor primordial.

Nuestra atención, nuestros oídos, todas nuestras capacidades estarán dedicadas a desentrañar estos dilemas, y en este proceso la familia se convertirá en la principal fuente de socialización. A lo largo de toda la vida, pero especialmente en la infancia y en la adolescencia, los padres somos los principales referentes en el que los hijos se apoyan para encontrar claves de ser. Durante los primeros años de vida, nos necesitan para conocer lo que es el mundo y para ir dando un sentido a su identidad.

Problemas Autoestima Niños Pozuelo

Esta labor es muy gratificante, sobre todo cuando empiezan a balbucear la palabra mamá, papá o cuando con su lengua de trapo deciden soltarse a hablar… sin embargo entraña a su vez una gran sensibilidad y lucidez.

Aunque ya hemos afirmado en otras ocasiones que el ser humano no queda determinado por su infancia ni es únicamente el resultado de la vinculación que establece con sus mayores, eso no implica que esta etapa de la vida no sea crucial en el desarrollo.

La familia es el primer y primordial contexto en el que iniciamos la construcción de nuestra identidad, tanto personal como social, y este hecho va a tener una gran repercusión a lo largo de toda nuestra existencia.

Nadie puede vivir sin dar un sentido y un significado a su identidad, y tu hija o hijo tampoco. Desde que nacen, a través de tus ojos, de tus gestos, de tus palabras, y fundamentalmente, a través de la manera en que te relacionas con ellos van a ir elaborando un primer concepto de sí mismos, lo que en psicología llamamos autoconcepto.

El autoconcepto es la definición que tenemos de nuestra persona, lo que creemos ser. Tiene que ver con la imagen que elaboramos de nosotros mismos y que en la infancia, mucha de ella está construida por lo que nuestro entorno y especialmente nuestra familia, padres, hermanos, abuelos… creen que somos.

Para transitar por la vida, el ser humano necesita caminos trazados, una clara normativa, y un horizonte de sentido hacia el que mirar. Este ser “espejos” de los hijos para que vayan reconociendo su identidad, implica una gran sensibilidad y lucidez.

Inevitablemente, nuestra manera de mirar y definirles está filtrada por nuestra propia historia, por nuestras expectativas, por nuestra escala de valores. No siempre es fácil reconocer la “individualidad” de nuestros hijos cuando éstos se alejan de lo que nos gustaría o creemos que deberían ser. Sin embargo, es fundamental que nos esforcemos por ser realistas y les transmitamos lo que realmente son. ¡Cuántos niños, adolescentes y adultos siguen atrapados en una imagen que no corresponde con su identidad!

Y el problema es que en función del concepto que tenemos de nosotros mismos nos relacionamos con los otros, tomamos decisiones, somos eficaces o no en los estudios, en el trabajo, elegimos a los amigos… De ahí que una de las tareas en la que no podemos desfallecer sea ayudar a los hijos a que construyan su individualidad.

Al igual que ponemos todo nuestro empeño en que aprenda su nombre y los nuestros y tenemos mucha paciencia para enseñarles a nombrar su realidad más próxima, también es importante que dediquemos tiempo, paciencia y una gran dosis de escucha para descubrir quiénes son, cuáles son sus preferencias, sus capacidades, sus limitaciones, sus cualidades, sus defectos… y sepamos transmitírselo de manera que se vayan aceptando incondicionalmente y vayan potenciando lo mejor de sí mismos y asumiendo lo que tienen de limitación.

Así que si sospechas que puede haber algún problema de autoestima en tu hijo, por favor, ponte en contacto con nosotros lo antes posible, te atenderá directamente un psicólogo infantil que puede darte algunas valiosas orientaciones, de manera totalmente gratuita. Llamar no te compromete a nada, pero puede ayudarte a aliviar cierto sufrimiento en tu hijo.

Y si te interesa la psicología para orientarte en la tarea de educar, no te olvides de suscribirte a nuestro blog ahora mismo, serás de los primeros en recibir todas nuestras nuevas publicaciones directamente en tu correo y sin coste alguno. Puedes sugerirnos temas que te inquieten o te interesen para que escribamos sobre ellos.

Para terminar, vamos a pedirte que compartas este contenido en tus redes sociales, cuanto más lejos llegue la información, más probable es que la lea alguien que realmente la necesita y tú puedes ayudarnos a ayudar. ¡Muchas gracias!

Paloma Díez, directora de Psicología Europa, tu psicólogo infantil en Pozuelo. Centro especializado.

Palabras Clave: Problemas Autoestima Niños Pozuelo, Tratamiento Problemas Autoestima Niños Pozuelo, Ayuda Problemas Autoestima Niños Pozuelo, Mala Problemas Autoestima Niños Pozuelo

Problemas Autoestima Niños Pozuelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *